Nota de prensa

Observatorio Comercio Exterior 2020

El Comercio Exterior será determinante para acrecentar el posicionamiento de Castilla y León

 

- El sector exterior de la región se beneficiará de los fondos Next Generation.

- El retraso de la vacunación y el efecto rebaño condicionará la actividad exportadora.

- Es imprescindible desarrollar una cultura de internalización de las PYMES y MICROPYMES.

 

27.abril.2021.- El decano-presidente del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora (Ecova), Juan Carlos De Margarida, ha presentado el Observatorio Económico de Comercio Exterior 2021, donde ha analizado la situación actual de la comunidad y las debilidades y fortalezas que se presentan en el futuro más inmediato.

El decano – presidente vaticina: “El Comercio exterior va a ser determinante en los próximos cuatro años, junto con una aplicación eficiente y eficaz de los fondos europeos y unas reformas estructurales de calado (mercado de trabajo, pensiones…) que logren la reactivación de la economía, no solo para volver a los niveles económicos y sociales previos a la pandemia, sino para consolidar y acrecentar el posicionamiento de Castilla y León como comunidad autónoma y de España como país a nivel mundial.

 En relación a los fondos europeos, Juan Carlos De Margarida declara que “el sector exterior de la región se beneficiará de los fondos Next Generation de la Unión Europea para potenciar la internalización en 2021 y 2022”, aunque para que así sea es “imprescindible que la asignación de los fondos europeos en el ámbito del Comercio Exterior sea transparente, competitiva y ágil”.

 De Margarida también alerta sobre el retraso de la vacunación y el efecto rebaño ya que “condicionará la actividad exportadora de las empresas de la región con un alto porcentaje de Pymes, donde el mayor descalabro lo tendrán las empresas del sector terciario, seguido por el secundario y el primario”.

Para finalizar, y refiriéndose a las empresas, el decano – presidente afirma que es imprescindible “desarrollar una cultura de internacionalización en las pymes y micropymes en donde las administraciones públicas ayuden y monitoricen el tejido empresarial de la región para que ‘abra su mente’ y se sociabilice internacionalmente en el ámbito comercial”. Para conseguir estos objetivos considera de importancia capital “la adaptación a los gustos y necesidades de otras regiones, innovando y adaptando sus productos a las nuevas realidades de los países emergentes y de aquellos con mayor nivel de renta, donde existen mercados con gran potencial consumidor, como Asia, o con mayores niveles de renta, como Japón, Cánada o Australia”.